30.6.10

sin género

Quise escribir en Agonizar en un escaparate un libro sin género... Como si, al leerlo, fuera como encontrarse con una persona que, al verla, oírla, etc., uno no supiera si es mujer u hombre, heterosexual u homosexual, socialista, liberal, libertaria, anarquista, alta, baja, gorda, linda, fea... nada, solo persona... ---

Análogamente, o en un segundo sentido, quería un libro que se reconociera como literatura pero no claramente como novela, ensayo, poema en prosa, diario, etc. etc... Solo un libro que diera a pensar y sentir más bien espontáneamente, como cuando uno mira el mar...

¿Qué piensa y siente uno al mirar el mar? ¿Al mirar el fuego?

Son atmósferas hipnóticas...

Ese era mi sueño de escritura, no tanto elegir un tema, un problema, un evento, etc., sino "dar a sentir" (afectar, conmover, etc), como el fuego o el mar... Algo más primitivo, apaciguador e inquietante a la vez: la calma, por ejemplo, la calma aparente de contemplar un paisaje sin más razón o motivo que la belleza misma del paisaje... Algo muy animal y muy humano, sin llegar a la poesía...

Creo que fracasé rotundamente.


[circa 2005]

_ _ _

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada